El nacimiento de una leyenda: Roberto López Ufarte "Le Petit Diable"

Ayer, en no sé qué programa, recuperaron imágenes de partidos de la Real Sociedad de los años 80 en el viejo Atocha. En ellas, inevitablemente, se veían espectaculares jugadas de uno de los mayores talentos que ha dado el fútbol español hasta la actual generación de jugones: Roberto López Ufarte. 

Esas imágenes, el hecho de que la Real sea a día de hoy el equipo de moda en la Liga, y la mayor amenaza para el tercer puesto en la misma de mi Atleti (equipo en el que, por cierto López Ufarte llegó a jugar) me llevan a recuperar una historia de las más personales comentadas en este blog, por motivos que explicaré al final: el nacimiento del mote de "le petit diable" o "el pequeño diablo" que acompañó a Roberto durante su carrera.
En los años 70 se disputaba en Montecarlo un tradicional torneo de selecciones juveniles al que habitualmente acudía España. En el equipo del año 1975 figuraba un chico nacido en 1.958 en Fez (Marruecos), pero criado en las categorías inferiores de la Real Sociedad y que se encontraba cedido al Real Unión de Irún: Roberto López Ufarte. Roberto no era muy alto (de ahí lo de pequeño), pera un extraordinario jugador que pronto destacó en el torneo por su velocidad y su regate desde el extremo izquierdo. 

En uno de los partidos que disputó la selección española en Mónaco se encontraba presente el Príncipe Rainiero. Viendo la exhibición de juego ofrecida por López Ufarte, Rainiero realizó el comentario que dio origen al nombre con el que Roberto fue conocido durante toda su carrera: "Qui est ce petit diable?" ¿Quien es ese pequeño diablo?"

El resto de la historia es más conocida: Roberto fue uno de los principales protagonistas de la extraordinaria hazaña de la Real Sociedad que ganó dos Ligas al mando de Ormaechea y un puntal durante años en la selección española, en la que hoy creo que su juego encajaría como un guante.

En internet se puede investigar más a fondo sobre las estadísticas y la  carrera de Roberto. Sin embargo,  lo que me interesa hoy destacar es que mucho antes de que se hiciera pública la historia de "le petit diable" y su papel en el Torneo de Mónaco, tuve el privilegio de ser de los primeros que tuvo conocimiento de la grandeza de un chaval de 17 años que deslumbró en el Principado de Mónaco: mi padre era el médico de esa selección y cuando volvió de Mónaco no hacía otra cosa que hablar que había nacido una estrella del fútbol español. Desde entonces Roberto se convirtió, y sigue siendo, en uno de mis ídolos en la Historia de nuestro deporte rey.

Sígueme en twitter @FdezLisDaniel

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Jugaban los sajones al fútbol con cabezas de daneses decapitados?

Nuevo libro de Daniel Fernández de Lis: De Covadonga a Tamarón

The King: anotaciones históricas (I)